Menú

Si los clientes no vienen a ti, ¡ve tú a por los cliente!

Realizadas el 01-09-2021 por Redacción

Es verano y hace calor… Algunos foodtrucks no paran de trabajar, y eso está bien, porque en verano es cuando se recogen los frutos cultivados a lo largo del año. La clientela bien cuidada te pide encargos, los productos bien seleccionados dan el margen de beneficio esperado y la decoración bien elegida y cuidada ayuda a crear el ambiente deseado pero… ¿qué hay de los foodtrucks que aparecen en verano, como de la nada, y consiguen atraer clientes con facilidad? Hay algo más alla del “en el momento adecuado en el sitio justo”.

  • La visión

    Hay que imaginarse al cliente.Y analizar, desde el punto de vista, de oído, olfato y todos los sentidos que puedas imaginarte, lo que quiere.Conocer a tu cliente y hacerte una imagen clara de él/ella o incluso de los distintos tipos de clientes, te ayudara a adaptar tus mensajes a tus interlocutores.
    Seguro que no le hablas igual a tus amigos cercanos, a compañeros de antiguos trabajos o al coordinador del evento musical donde te gustaría colocar tu camión de comida el próximo verano. Normal. Por eso conoce bien a tu cliente, y habla su idioma.

    La visión
  • La idea

    Además, el hecho de tener la posibilidad de moverte con un foodtruck te permite elegir o adaptar tus ubicaciones a donde se encuentran tus potenciales clientes, o al menos los que buscan propuestas como la tuya. Y aquí vale todo: desde festivales, polígonos comerciales a los que ofrecer menú sanos, ricos y asequibles, hasta especializarte en nichos concretos (bodas, fiestas temáticas, eventos de promoción comercial, etc.).
    Si ya tienes el cliente bien definido, puedes empezar a buscar eventos más concretos. Desde la presentación de tus platos, los tamaños de las porciones, los canales de comunicación/captación de tu público, tipo de eventos o páginas en las que anunciarte. Al final, empezar es lo importante; todos los caminos pueden llevarte a tu destino.

  • Los valores

    Encontrar negocios que se ciñen a unos valores y los respetan, más allá de en sus mensajes de marketing, no siempre es fácil. Pero haberlos, haylos.
    Si te pido que recuerdes una experiencia memorable, puede que hayas olvidado dónde estabas, lo que hacías o lo que realmente pasó, pero nunca olvidarás cómo te hizo sentir.

    Tu actitud amable puede realmente marcar una diferencia. Tanto si has tenido un problema y los pedidos están saliendo más lentos, como si se trata de un cliente molesto. Escucha su puntode vista , discúlpate de lo que te toca y busca siempre una alternativa. En ocasiones puede no haber alternativas, y es ahí precisamente donde la honestidad, la comprensión y la empatía ponen al descubierto nuestro lado más humano, y por ende el de nuestros negocios.

Comparte este artículo

¿Quieres ser bloguero?

Estamos buscando continuamente escritores entusiastas para nuestra plataforma. Contacta con nosotros sin compromiso a través del formulario de contacto.

Contactar
« Atrás
Mensaje 33 de 231
Adelante »